Guía Para Viajar por Honduras

Honduras es un país que no muchos viajeros visitan, y por lo tanto hay relativamente poca información disponible en línea. A diferencia de Guatemala, país del que había devorado guías y libros enteros, Honduras fue un misterio total hasta que decidí visitarlo. Como era de esperarse, cometí muchos errores y terminé en varios aprietos debido a la falta de información. Precisamente para que a ti no te ocurra lo mismo, escribí esta guía con todos los consejos que me hubiera gustado saber antes de poner pie en territorio catracho.

 

Introducción.

Si alguna vez has viajado por Europa, sabrás lo cómodo que es la puntualidad, la limpieza y en general lo sencillo que resulta viajar de un lado a otro. En Honduras, la situación es otra. No todo funciona como debería, y muchas veces podemos ponernos en situaciones incómodas por no haber tenido ciertas precauciones previas al viaje. A pesar de ser un país desafiante, tener una gran experiencia en Honduras es posible con algo de planificación previa.

 

¿Se necesita visa para visitar Honduras?

Con excepción de Bolivia, Cuba y la República Dominicana los ciudadanos de todos los países hispanoparlantes pueden ingresar a Honduras sin obtener una visa previamente. Si tienes pasaporte de la Unión Europea, también puedes viajar sin visado.

Una vez que hayas ingresado al país, ten en cuenta que obtendrás 90 días para permanecer no solamente en Honduras sino en los cuatro miembros del llamado “CA-4”. El acuerdo funciona de manera similar al Espacio Schengen, permitiendo una libre circulación (con algunas restricciones) entre Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, manteniendo además una política común de visado.

Sello de entrada a Honduras

Ingresar a Honduras por tierra:

Desde El Salvador:

Yo crucé por la frontera “El Poy” y me pareció bastante organizada para los estándares centroamericanos. Hay que pagar US$3 por persona para entrar a Honduras, y a cambio obtienes un recibo oficial, impreso y sellado. No hay que pagar nada para salir de El Salvador. En el lado hondureño te hacen una fotografía, registran tus huellas digitales y te dan un sello de entrada. No hay sello de salida de El Salvador.

 

Desde Guatemala.

Salí de Honduras hacia Guatemala utilizando el cruce de El Florido. Del lado hondureño, la oficina de migraciones es grande y tiene aire acondicionado. Otra vez todo bastante organizado. No hay que pagar nada para salir del país ni para entrar a Guatemala, sin embargo, los oficiales del país chapín querrán hacerte creer que hay una tasa de entrada (y salida) de su país. Mantente firme y no pagues nada: no tendrás ningún problema para cruzar.

 

Desde Nicaragua:

Si bien durante mi recorrido por Centroamérica no llegué a visitar Nicaragua, es también posible ingresar a Honduras desde su vecino del sur. Hay varios cruces fronterizos entre ambos países, pero el más utilizado es el de la población de “Guasaule”. Si vienes de sitios como Managua, Granada o León, es la opción más conveniente.

 

Ingresar a Honduras por aire:

El aeropuerto más utilizado es el de San Pedro Sula. Los países con vuelos directos a SAP son Estados Unidos, México, Belice, Panamá, El Salvador y Guatemala. Para llegar del aeropuerto al centro de la ciudad o viceversa, la línea de autobuses Hedman Alas cuenta con un servicio por US$7 o US$15 en clase económica/de lujo.

 

Desde Tegucigalpa únicamente hay once vuelos directos, muchos de los cuales son internos o hacia otros países centroamericanos. El autobús #24 va desde el centro hasta el aeropuerto por L10. El viaje en taxi cuesta alrededor de US$15.

Ingresar a Honduras por mar:

Se puede llegar desde la costa de Belice hasta Puerto Cortés por mar. Sin embargo, el precio no baja de los US$50 por persona. Una mejor opción es viajar desde Belice a Puerto Barrios, en Guatemala, y desde ahí cruzar por tierra a Honduras.

 

Comida

Honestamente, no hay una gran variedad en cuanto a la gastronomía en Honduras. Después de enamorarme de las pupusas en El Salvador, fue difícil superar las expectativas. El platillo típico es la baleada y se trata de una tortilla de harina de trigo con aguacate, huevo, frijoles y otros ingredientes; bastante similar a un burrito mexicano.

Comprar en los mercados es una buena opción si cuentas con cocina en donde sea que te estés alojando. Si no hay mercados cerca, las cadenas como La Colonia o La Antorcha son grandes supermercados donde se encuentra de todo.

 

Vas a ver mangos por todos lados. Come solo aquellos que arranques tú mismo del árbol, ya que los que caen al suelo no tardan en ser poblados por gusanos y otros bichos. Los plátanos son un poco más difíciles de encontrar al aire libre, pero son muy baratos en todos lados y su sabor no se encuentra en ninguna otra parte del mundo; son dulces, firmes, ¡deliciosos!

Tipo de cambio y precios de referencia

La moneda de Honduras es el Lempira (L). Hay billetes de L500 (procura nunca tener uno de esos), L100, L50, L20, L10, L5, L2 y L1. Hay monedas (desde 50 hasta 5 céntimos, pero prácticamente no se usan).El tipo de cambio exacto lo puedes consultar haciendo clic aquí. Aproximadamente, $1 USD = L20 HNL.

¡OJO! Siempre que aparezcan precios en Lempiras a lo largo del post, puedes colocar el cursor sobre ellos para obtener una conversión aproximada en dólares estadounidenses.

Honduras es un país muy barato comparado con estándares europeos, norteamericanos e incluso mexicanos. Es ligeramente más caro que Guatemala, pero totalmente accesible para un presupuesto mochilero. Para que te des una idea:

    • Un par de baleadas y una bebida cuestan menos de L50. (Una comida completa).
    • En los mercados, los menús cuestan entre L40 y L50 con bebida incluida.
    • Una hora de viaje en transporte público de clase económica cuesta aproximadamente L20. Los servicios “de lujo” (con aire acondicionado) pueden llegar a costar el triple.
    • Una cama en dormitorio compartido cuesta alrededor de L200.

 

Pero… El desafío no es el presupuesto en sí, sino la manera en que administres el dinero:

En dos ocasiones (Santa Rosa de Copán y San Pedro Sula), fui a sacar dinero de un banco y no tenían más que billetes de L1 y L2. No es poco común cargar con fajos de billetes para pagar -por ejemplo- una noche de hotel. Lo mejor es cambiar una buena cantidad de efectivo (ya sea en las fronteras o en casas de cambio) y asegurarse de recibir billetes de denominaciones no demasiado bajas ni demasiado altas (intentar pagar algo con uno de 500 Lempiras es casi imposible).

 

Los cajeros que aceptan tarjetas MasterCard son de por sí figuras difíciles en Honduras. Y no cantes victoria cuando encuentres uno, porque dos de cada tres seguirán sin leer tu tarjeta. Si estás en Honduras y no llevaste VISA, no desesperes. Sigue intentando en todo cajero que se te ponga en frente, y si no, siempre está la alternativa Western Union (más abajo la explico).

 

Cajeros que aceptan MasterCard (según experiencia propia):

  • En la Plaza Principal de Santa Rosa de Copán hay cinco cajeros automáticos. Ninguno funcionó con mi tarjeta. Si estás en el pueblo, vas a tener que caminar (o tomar un colectivo) unos dos kilómetros hasta el Mall Uniplaza. Ahí dentro hay un ATM de Banco de América Central (tiene un león en el logotipo) que funciona.
  • En Copán Ruinas también hay un montón de cajeros alrededor del Parque Central, pero ninguno funcionó conmigo tampoco, así que tuve que recurrir a Western Union para no quedarme en la calle aquella noche.
  • En San Pedro Sula hay un cajero del Banco Ficohsa en el City Mall. ¡No lo uses! Una chica que conocí hizo la transacción, le retiraron el dinero de su cuenta, pero los billetes nunca aparecieron. Ahí mismo hay otro ATM de Unibanc que funciona bien. También hay uno en la Terminal de Autobuses (debajo de las escaleras mecánicas) que funciona sin problema.
  • En La Ceiba, el cajero de BAC que está en el mall (el único de la ciudad) está siempre lleno de gente, pero funciona bien.

 

Western Union: La alternativa de emergencia.

Si todo lo anterior sale mal, hay una alternativa cara, pero que puede sacarte de un apuro. Básicamente hay que entrar en la página de Western Union y hacer una transferencia desde tu tarjeta de crédito o débito al lugar del mundo en el que estés. Recibirás un código y con él podrás ir a cualquier oficina de la empresa a retirar el efectivo.

Normalmente la comisión es de US$7, pero esa fue mi experiencia: investiga bien antes de hacer el depósito. ¡Ah! Y si eres menor de edad como yo, vas a tener que encontrar alguien más que te ayude a hacerlo.

 

Transporte interno.

Los chicken buses que están por toda Guatemala, aquí son mucho menos frecuentes. En Honduras hay autobuses de primera y segunda clase además de los servicios de lujo. Los últimos tienen baño, televisión, aire acondicionado e incluyen un snack, pero pueden llegar a costar hasta cinco veces más que los de segunda. Los más económicos hacen paradas frecuentes, no tienen aire acondicionado y tardan hasta el doble de tiempo.

 

En las ciudades, lo más común es moverse en taxi o tuk-tuk. Los últimos son los más económicos cuando los hay. En ambos casos, lo mejor es asegurarse del precio antes de iniciar el viaje.

 

También está la opción de viajar en shuttles. Son la opción turística, un poco más económica que los autobuses de lujo, y normalmente utilizan vehículos como Sprinters. Por lo general pueden reservarse en las recepciones de los hostels u hoteles, o bien en agencias de viaje.

Seguridad

No tocar el tema de la seguridad sería ocultar una parte de Honduras que sigue estando presente a pesar de los esfuerzos. Sin embargo, siguiendo algunos consejos y recomendaciones, puedes reducir los riesgos al mínimo.

  • No camines solo después de que el sol se oculta. Esta recomendación aplica principalmente a ciudades como San Pedro Sula o Tegucigalpa, pero si puedes evitarlo en todo el país, mucho mejor.
  • En San Pedro Sula y Tegucigalpa, pregunta SIEMPRE a algún local si es seguro caminar por la zona, aunque sea de día. Si no, lo más recomendable es pedir un taxi por teléfono.
  • Si vas a salir a caminar por las ciudades, deja tu cámara, celular y otros dispositivos electrónicos en un lugar seguro. Lleva poco dinero, y no te metas en lugares solos o aislados. Lugares como Copán Ruinas son bastante más tranquilos y hay turistas con cámaras por todos lados; si bien hay que tomar precauciones, no pienses que todo el país es igualmente inseguro.
  • En las carreteras hondureñas, lleva siempre a mano tu pasaporte. El tráfico de menores es un problema serio, y si pareces menor de edad y no tienes identificación, puedes meterte en un problema.
  • Evita la zona de Comayagüela, cerca de Tegucigalpa. Si por algún motivo tienes que pasar por ahí, mejor tómate un taxi.
  • En La Ceiba, no es recomendable caminar por la noche en el Barrio Inglés.
  • Por último, ¡SIGUE TU INSTINTO! Si no te sientes seguro en un lugar, sal de inmediato. Creo que los latinoamericanos tenemos cierta manera de sentir la vibra mala de un lugar viendo desde las miradas hasta la arquitectura o la disposición de las casas. Siempre es mejor prevenir que lamentar.

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *